Aleksandr Afanásiev

 

Bilibin_skazka

Ilustración de Iván Bilibin (Seppälä, 1876–San Petersburgo, 1942)  para “O tsar Saltan”, de Pushkin. Nela apréciase a influencia que as estampas xaponesas exerceron sobre el.

   Aleksandr Nikoláyevich Afanásiev (en alfabeto ruso cirílico Александр Николаевич Афанасьев; Boguchar, Vorónezh, 1826- Moscova, 1871) foi o maior dos folcloristas rusos da época, e o primeiro en editar volumes de contos de tradición eslava.

Viktor-Vasnetsov-Historical-Painter-13

Viktor Vasnetsov, pintor ruso (1848-1926)

   A obra de Afanásiev consta dun total de seiscentos oitenta contos tradicionais rusos que realizou de 1855 a 1863. Algúns son moi coñecidos, como “Basilisa a bela”, “Márya Morevna”, “A bruxa Yagá”  ou “O soldado e a morte”.

Maria Morevna

Ivan Bilibin: ilustración para o relato Maria Morevna.

   Foi educado en Vorónezh e cursou estudos de dereito na Universidade de Moscú. Foi membro da Academia de Xeografía rusa dende 1852. Esta organización foi a impulsora da publicación dos seus volumes de relatos. Afanásiev tivo que realizar un duro traballo de recompilación, xa que os contos eslavos, ao igual que os relatos celtas irlandeses,  eran exclusivamente de tradición oral.

autor_145

Retrato de Afanásiev

   Dedicou a súa vida ao xornalismo e, desde 1850, estivo enteiramente dedicado á súa paixón de folclorista da Vella Rusia. Percorreu provincias enteiras recollendo relatos de todas partes de Moscovia. Os seus primeiros artigos causaron grande impresión na escola mitolóxica rusa daquela época.

Ivan_Bilibin_048

Ilustración de Bilibin para un relato de Pushkin: “A fábula do galo de ouro”.

Afanásiev morreu pobre, enfermo de tuberculose. Para comprar comida viuse obrigado a vender a súa biblioteca persoal  aos corenta e cinco anos.

c2afedc339d7e779b5b0e1857e227f71--ivan-bilibin-fairy-tales

Iván Bilibin: ilustración para o relato de Afanásiev “A pata branca”.

Así o relata Vladímir Propp no extraordinario prólogo da edición de Anaya (Cuentos populares rusos):

   Na vida de Afanásiev, os anos máis produtivos foron os que pasou empregado no Arquivo Xeral de Asuntos Estranxeiros, en Moscova. Pero en 1862 viuse subitamente cesado. Cun pretexto nimio (unha visita que lle fixo o emigrado V. I. Kelsíev ao volver secretamente do estranxeiro) procedeuse a un rexistro en casa de Afanásiev.

dc2ecf2b6858e993e101e8173f0ea2bb--winter-landscape-landscape-art

Bilibin tamén foi un marabilloso paisaxista.

E, aínda que a policía non encontrou nada que xustificase unha inculpación, foi despedido, coa agravante de que se lle prohibiu para sempre calquera emprego oficial.

   Pero o verdadeiro motivo do cese era outro. A constante dedicación de Afanásiev ao estudo da creación popular e das crenzas idólatras do pobo e mais a publicación dun libro como as Lendas populares rusas [que Afanásiev publicara en 1859 e que acabaron sendo prohibidas pola censura porque presentaban unha actitude negativa e, en ocasións, burlona, respecto á moral eclesiástica] eran consideradas actividades reprobables e perigosas e fixeron de Afanásiev un personaxe sospeitoso e non grato. Desprazado do seu modo de vida habitual, Afanásiev comezou a padecer privacións materiais. Viuse obrigado a vender a súa biblioteca. Xa non puido encontrar ningún emprego fixo. A súa saúde achábase quebrantada. Afanásiev morreu en 1871 a consecuencia dunha tise.

   A prensa non se fixo apenas eco da súa morte. A segunda edición dos Contos populares rusos, que tiña preparada, apareceu xa despois do falecemento do autor. Desde entón, esta recompilación é un dos libros rusos máis queridos e lidos, e o nome de Afanásiev séguese pronunciando con cariño e respecto ata hoxe.                                    

Vladímir Propp

1

Bilibin: “O paxaro de fogo”, de Afanásiev

  En España, dos seus relatos tiñamos a edición de Anaya:

Cuentos de Anaya

E a de Lumen:

LUMEN

Agora Reino de Cordelia editou estas dúas marabillas:

Búscaas na biblioteca!

Advertisements

La tortuga roja

cartel la tortue

La tortue rouge (A tartaruga vermella) é unha película de animación coproducida por Francia, Bélxica e Xapón.

slide-53-of-122-the-red-turtle-aka-le-tortue-rouge-2016-the-red-turtle-aka-le-tortue-rouge__341755_

   Foi dirixida por Michaël Dudok de Wit (Abcoude, Holanda, 1953), qu antes realizara destacadas curtametraxes, como Père et fille (Pai e filla, 2000).

684x384_338025

    É unha coproducción entre Wild Bunch Wild (sociedade francesa independente de distribución e produción cinematográfica) e o Estudio Ghibli (estudio xaponés de animación, responsable de marabillas coma O túmulo dos vagalumes).

La-Tortue-Rouge-femme

   O crítico de cine Fernando Morales escribiu moi recentemente acerca deste filme: “El holandés Michael Dudok de Wit es un privilegiado: el primer cineasta europeo amparado polos Estudios Ghibli. Nueve años de trabajo avalan La tortuga roja, un prodigio animado que combina realismo y magia, drama y ilusión, en un relato mudo que indaga en la relación del ser humano con la naturaleza y lanza una alegoría sobre el eterno ciclo de la vida y de la muerte. Sus fascinantes imágenes, en las que se intuyen trazos que van desde Hergé hasta Moebius, se sostienen en unos escrupulosos encuadres que apuestan casi por mimetizar a los personajes con el entorno natural. Una maravilla”.

critica-pelicula-la-tortue-rouge-the-red-turtle-animation-2

   O filme lembra fortemente os motivos dos relatos tradicionais, pero, por suposto, tamén as narracións de Daniel Defoe (Robinson Crusoe, de 1719) e Michel Tournier (Vendredi ou les limbes du Pacifique, de 1967, publicada en galego co título de Venres ou a vida salvaxe).

169398_01

レッドタートル ある島の物語

Estreouse na sección Un Certain Regard do Festival de Cannes 2016.

maxresdefault

O director  fíxose famoso no mundo da animación en 1994, coa súa curta Le Moine et le Poisson.

le moine et ...

Fotograma da curta Le moine et le poisson (O monxe e o peixe).

1889RobinsonCrusoeUSA

Portada dunha edición estadounidense de 1889.

NCWyeth_robinson crusoe 2222 blog

O náufrago Robinson, nunha ilustración do artista estadounidense N. C. Wyeth (1882- 1945)

Aquí vivió. Historia de un desahucio

Isaac Rosa  e Cristina Bueno, en  Edicións Nube de Tinta.

aqui_vivio

   Debut na novela gráfica do escritor, periodista e guionista sevillano Isaac Rosa (La malamemoria, El país del miedo). Rosa contactou cos afectados, acudiu ás asembleas…

viñeta 1

   Aínda que se coloca inequivocamente do lado dos afectados, Rosa non nega que os cidadáns (por ignorancia, por interese, porque se deixaron enganar polos bancos…) dalgunha maneira colaboraron na complexa situación que se produciu en España durante esta última crise.

1458042020301

 

   A debuxante Cristina Bueno é autora dos extraordinarios debuxos.viñeta Bueno publicou Las abuelas dan el golpe (Planeta Cómic), xunto á guionista Raquel Franco.

portada_las-abuelas-dan-el-golpe_editorial-planeta-s-a_201505061704

E este catastrófico asunto da vivenda recorda asombrosamente ao que relata Groucho Marx no seu escacharrante autobiografía Groucho and me (1959).

76030

   Nela relata, no capítulo titulado “De como fui protagonista de las locuras de 1929”, o seguinte:

   Entonces empecé a pasarme las mañanas instalado en el despacho de un agente de Bolsa, contemplando un gran cuadro mural lleno de signos que no entendía. A no ser que llegara temprano, ni siquiera me era posible entrar. Muchas de las agencias de Bolsa Groucho-y-yotenían más público que la mayoría de los teatros de Broadway.

   Parecía que casi todos mis conocidos se interesaran por el mercado de valores. La mayoría de las conversaciones sólo hablaban de la cantidad que tal y tal valor había subido la semana pasada, o cosas similares. El fontanero, el carnicero, el panadero, el hombre del hielo, todos anhelantes de hacerse ricos, arrojaban sus mezquinos salarios -y en muchos casos, sus salarios de toda la vida- en Wall Street. Ocasionalmente, el mercado flaqueaba, pero muy pronto se liberaba la resistencia que ofrecían los prudentes y los sensatos, y proseguía su continua ascensión.

   De vez en cuando algún profeta financiero publicaba un artículo sombrío advirtiendo al público que los precios no guardaban ninguna proporción con los verdaderos valores y recordando que todo lo que sube debe luego bajar. Pero apenas si nadie prestaba atención a esos conservadores tontos y a sus palabras idiotas de cautela. Incluso Barney Baruch, el Sócrates de Central Park y mago financiero  americano, lanzó una llamada de advertencia. No recuerdo su frase exacta, pero venía a ser así: “Cuando el mercado de valores se convierte en noticia de primera página, ha sonado la hora de retirarse”.

Yo no estaba presente en la Fiebre del oro del 49. Me refiero a 1849. Pero imagino que esa fiebre fue muy parecida a la que ahora infectaba a todo el país. El presidente Hoover estaba pescando y el resto del gobierno federal parecía completamente ajeno a lo que sucedía. No estoy seguro de que hubiesen conseguido algo aunque lo hubieran intentado, pero en todo caso el mercado se deslizó alegremente hacia su perdición.

(Groucho y yo, Tusquets edicións, 1972, pp. 174s)

A_Day_at_the_Races_poster_3

Un día nas carreiras, de 1937, é a sétima película dos irmáns Marx.

 

Alejandra Pizarnik

Poesía completa

9788426403803

   Alejandra Pizarnik naceu en Bos Aires en 1936 nunha familia de inmigrantes xudeus de orixe rusa e eslovaca.

ALEJANDRA-PIZARNIK-koW--620x349@abc

   Publicou o su primeiro libro, La tierra más ajena, en 1955. Seguiron La última inocencia, en 1956, e Las aventuras perdidas, en 1958.

BALADA DE LA PIEDRA QUE LLORA

                                   A Josefina Gómez Errázuris

la muerte se muere de risa pero la vida

se muere  de llanto pero la muerte pero la vida

pero nada nada nada

 (La última inocencia)

   Entre 1960 e 1964 instalouse en París e alí colaborou en diferentes revistas e diarios. Desa época procede a súa amizade con Julio Cortázar, Rosa Chacel e Octavio Paz, quen prologou o seu cuarto poemario, El árbol de Diana (1962).

Salta con la camisa en llamas

de estrella a estrella,

de sombra en sombra.

Muere de muerte lejana

la que ama al viento.

Alejandra-Pizarnik

Prólogo de Octavio Paz 

Árbol de Diana de Alejandra Pizarnik. (Quím.): cristalización verbal por amalgama de insomnio pasional y lucidez meridiana en una disolución de realidad sometida a las más altas temperaturas. El producto no contiene una sola partícula de mentira. (Bot.): el árbol de Diana es transparente y no da sombra. Tiene luz propia, centelleante y breve. Nace en las tierras resecas de América. La hostilidad del clima, la inclemecia de los discursos y la gritería, la opacidad general de las especies pensantes, sus vecinas, por un fenómeno de compensación bien conocido, estimulan las propiedades luminosas de esta planta. No tiene raíces; el tallo es un cono de luz ligeramente obsesiva; las hojas son pequeñas, cubiertas por cuatro o cinco líneas de escritura fosforescente, peciolo elegante y agresivo, márgenes dentadas; las flores son diáfanas, separadas las femeninas de las masculinas, las primeras axilares, casi sonámbulas y solitarias, las segundas en espigas, espoletas y, más raras veces, púas. (Mit. y Etnogr.): los antiguos creían que el arco de la diosa era una rama desgajada del árbol de Diana. La cicatriz del tronco era considerada como el sexo (femenino) del cosmos. Quizá se trata de una higuera mítica (la savia de las ramas tiernas es lechosa, lunar). El mito alude posiblemente a un sacrificio por desmembración: un adolescente (¿hombre o mujer?) era descuartizado cada luna nueva, para estimular la reproducción de las imágenes en la boca de la profetisa (arquetipo de la unión de los mundos inferiores y superiores). El árbol de Diana es uno de los atributos masculinos de la deidad femenina. Algunos ven en esto una confirmación suplementaria del origen hermafrodita de la materia gris y, acaso, de todas las materias; otros deducen que es un caso de expropiación de la sustancia masculina solar: el rito sería sólo una ceremonia de mutilación mágica del rayo primordial. En el estado actual de nuestros conocimientos es imposible decidirse por cualquiera de estas dos hipótesis. Señalemos, sin embargo, que los participantes comían después carbones incandescentes, costumbre que perdura hasta nuestros días. (Blas.): escudo de armas parlantes. (Fís.): durante mucho tiempo se negó la realidad física del árbol de Diana. En efecto, debido a su extraordinaria transparencia, pocos pueden verlo. Soledad, concentración y un afinamiento general de la sensibilidad son requisitos indispensables para la visión. Algunas personas, con reputación de inteligencia, se quejan de que, a pesar de su preparación, no ven nada. Para disipar su error, basta recordar que el árbol de Diana no es un cuerpo que se pueda ver: es un objeto (animado) que nos deja ver más allá, un instrumento natural de visión. Por lo demás, una pequeña prueba de crítica experimental desvanecerá, efectiva y definitivamente, los prejuicios de la ilustración contemporánea: colocado frente al sol, el árbol de Diana refleja sus rayos y los reúne en un foco central llamado poema, que produce un calor luminoso capaz de quemar, fundir y hasta volatilizar a los incrédulos. Se recomienda esta prueba a los críticos literarios de nuestra lengua.

Metamorfoses

Ovidio: Metamorfoses

O libro do autor latino é un dos máis fermosos xamais escritos.

Ovidio naceu en Sulmona (Italia, hoxe en día na provincia de l’Aquila) no ano  43 a. de C. e morreu en Tomis, actual Constanza (Romenia) no 17 ou 18 d. C.

Waterhouse

John Waterhouse, pintor inglés nacido en Roma en 1849 e morto en 1917 en Londres: Perséfone recollendo flores

Ovidio naceu en Sulmona (Italia, hoxe en día na provincia de l’Aquila) no ano  43 a. de C. e morreu en Tomis, actual Constanza (Romenia) no 17 ou 18 d. C.

Actéon dévoré par ses chiens, gravure de Tempesta

Acteón devorado polos seus cans, gravado de Antonio Tempesta (pintor e gravador italiano nacido en Florencia en 1555 e morto en Roma en 1630)

Acteón (Libro III)

Tan pronto como penetró en la gruta, húmeda por el manantial,

las ninfas, al ver un hombre, desnudas como estaban,

se golpearon sus pechos, llenaron de repentinos alaridos

todo el bosque, y rodeando a Diana,

la taparon con sus cuerpos; pero la diosa es más alta

que ellas y les saca a todas la cabeza.

El color que suele teñir las nubes cuando las hiere

el sol de frente, o el de la aurora arrebolada,

ése hubo en el rostro de Diana al sentirse vista sin ropa.

y aunque la multitud de sus compañeras le rodeaba,

con todo se colocó de costado, giró la cabeza atrás,

y, como desearía tener a mano sus flechas, así echó mano

del agua que sí tenía y regó el  rostro del hombre, y,

derramando sobre sus cabellos las aguas vengadoras, añadió

estas palabras que presagiaban la inminente catástrofe:

“Vete ahora a contar que me has visto sin ropa,

si es que puedes contarlo; permiso tienes”. Y sin más amenazas,

le prolonga el cuello, aguza por arriba sus orejas,

cambia en pies sus manos, en largas patas sus brazos, y

cubre su cuerpo de una piel moteada; añade también el miedo.

Huye el héroe hijo de Autónoe, y en su misma carrera

se asombra de verse tan veloz. Pero cuando se vio

en el agua la cara y los cuernos, “¡ay de mí!” quiso decir,

pero las palabras no acudieron; dio gemidos, y éstos

fueron sus palabras; unas lágrimas rodaron por un rostro

que no era el suyo; sólo le quedó su primitiva inteligencia.

[…]

Tradución de Antonio Ramírez de Verger e Fernando Navarro Antolín

Diane sortant du bain, par Boucher (1742)

Boucher: Diana saíndo do baño

Ten Pierre Klossovski un inclasificable ensaio de 1956 titulado Le bain de Diane (El baño de Diana, Tecnos, 1990). Nel di:

   “Dice una leyenda que Acteón, hijo del pastor Aristeo y de Autónoe, hija de Cadmo, fue iniciado en la caza por el centauro Quirón. Según esta leyenda, sus propios perros, tras haberle devorado bajo la forma de ciervo, empezaron a vagar buscando el rostro de su dueño, y no se calmaron hasta reconocerle en la estatua que se le erigió, siguiendo el consejo del centauro, en la ladera de un peñasco.”

Diane et Actéon - Ateliers d_Ile-de-France - France, XVIe siècle - Laine et soie, 207 x 245 cm - Inv. 004 69

Diane et Actéon (Ateliers d’Ile-de-France, XVI século, tapiz de la e seda)

1984

George Orwell

1984_by_alcook-d4z39dh

A obra de Orwell sobre unha ditadura é o único clásico entre os cincuenta libros máis vendidos en España en 2016.

1984-2

   Cando escribiu 1984, George Orwell non pensaba nunha sociedade futura, senón no presente. A súa distopía non pretendía ser unha metáfora, sino una descrición dos totalitarismos do século XX, sobre todo do estalinismo.

orwell4

  O anticomunismo que acompañou a George Orwell nos últimos anos da súa vida ten un escuro capítulo confirmado recentemente: o escritor británico delatou  trinta e oito intelectuais, que acusaba de ser simpatizantes ou potenciais simpatizantes comunistas. A maioría das persoas delatadas por Orwell eran periodistas.

animal-farm-book-cover-by-shepard-fairey

Portada do libro deseñada por Frank Shepard Fairey, OBEY

(Texto extraído do artigo de  Guillermo Altares “La llegada de Trump convierte ‘1984’ en superventas en EEUU”, publicado recentemente en El País)

shepard-mural-1

    Frank Shepard Fairey, OBEY (1970, Charleston, Carolina do Sur, Estados Unidos): artista urbano e deseñador gráfico famoso polas  pegatinas coa imaxe do loitador televisivo André o Xigante e os diseños que toman elementos do cartelismo de propaganda política de mediados do século XX.

shepard-fairey-rose-girl

Frank Shepard Fairey

frank-shepard-fairey-obey