Odisea de Homero

A illa de Eea

Circe, by John William Waterhouse

John William Waterhouse, pintor inglés (1849-1917): Circe ofrecendo a copa a Odiseo, 1891

Na illa de Eea, a illa dos lamentos, reina Circe. A maga Circe, Kirké, a señora das feras.

circe-invidiosa-1892-john-william-waterhouse-1379325665_b

Waterhouse: Circe invidiosa ou Circe envenenando o mar, 1892

 

Kirké en grego significa falcón, e o falcón é unha das aves funestas. Eea é o inframundo.

   Por iso, despois de chegar a ela,  Ulises e os seus compañeiros navegaron ao lado do perigoso   prado florido onde as sereas agardan.

   As sereas cantan e encantan os mariñeiros coas súas voces  enganosas e arrástranos ás augas. Ulises, o das mil estrataxemas, mandou que os seus compañeiros  taponasen os oídos con cera. A el atárono, para que puidese escoitar as marabillosas melodías sen morrer.

   Elas, furiosas, revoaron ao redor da embarcación sen poder evitar que os mariños continuasen avanzando.

  A etimoloxía da palabra serea (Σειρήν, en grego) é, segundo Pierre Chantraine, escura.

The Siren Vase

The Sirens Vase, stamnos ático do Museo Británico, atribuído ao chamado “pintor das sereas” (circa 480 aC-470 aC)

Mais probablemente evocaba a intensa calor do mediodía: as sereas eran démones do mediodía e da calma extrema sobre o mar.

Edward Armitage

Edward Armitage, pintor inglés (1817 – 1896): The Siren, 1888

Un dos poemas de Jean Cocteau di así:

Voici les compagnons d’Ulysse,

prenez garde, pauvres sirènes:

ils emportent des mers lointaines,

des tristesses,

des syphilis.

sirens flaxman

Ilustración para a Odisea de John Flaxman, artista inglés (1775-1826)

   “Amigos, no debe ser uno sólo ni dos los únicos que conozcan las profecías que me contó Circe, divina entre las diosas. Así que os las voy a decir para que, conociéndolas todos, o muramos o tomemos precauciones para escapar a la muerte y el destino. En primer lugar, nos aconseja precavernos de la voz y del prado florido de las divinas Sirenas. A mí sólo me deja escuchar su voz. Atadme, pues, con rigurosas ligaduras, para que me  quede aquí fijo, de pie junto al mástil, y que estén muy fuertes las amarras. Y si os suplico y ordeno que me desatéis, entonces vosotros sujetadme más fuerte con otras maromas.

   Con semejantes palabras informé de todo a mis compañeros, mientras que la  bien construida nave llegaba a la isla de las Sirenas. La impulsaba un viento propicio. De pronto allí amainó el aire y se produjo una calma chicha, y la divinidad adormeció las olas. Los compañeros se levantaron y plegaron las velas del barco, y las recogieron dentro de la cóncava nave y, tomando en sus manos los remos, sentados blanqueaban el mar con las pulidas palas. A mi vez yo corté con mi aguda espada una gruesa tajada de cera y la fui moldeando en pequenos trozos con mis robustas manos. Pronto se caldeaba la cera, ya que la forzaba una fuerte presión de los rayos de Helios, el soberano Hiperiónida. A todos mis compañeros, uno tras otro, les taponé con la masa los oídos. Y ellos me ataron a su vez de pies y manos en la nave, erguido junto al mástil, y reforzaron las amarras de éste. Y sentados a los remos se pusieron a batir el mar espumoso con sus palas.”

Odisea, Canto XII, traducción de Carlos García Gual (Alianza Editorial, 2004)

Sirens Ulysses

Waterhouse: Ulysses and the Sirens (1891)

Xa antes a intelixencia de Ulises lograra enganar a Polifemo, o moi famoso. A illa dos cíclopes (os que arrolan os ollos) é outro dos infernos da Odisea.

Arnold_Böcklin_-_Odysseus_and_Polyphemus

Arnold Böcklin, pintor suízo (1827-1901): Odysseus and Polyphemus, 1896

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s