LIBRO DE LA SEMANA. Hacia los confines del mundo. Harry Thompson.

HACIA LOS CONFINES DEL MUNDO.  Harry Thompson. Letras de bolsillo.

Hacia 1830 se produjo uno de los viajes marítimos más importantes y célebres: el navío de Su Majestad “Beagle” emprendió viaje cartografiando tierras patagonas, visitando la costa sudamericana, las Malvinas, las Galápagos… A bordo iba Charles Darwin, que durante este viaje gestaría la famosa teoría de la Evolución de las Especies. ¿Entonces es otro libro sobre Darwin?

No. Es sobre tantas cosas…

Es sobre aventuras. Terribles temporales (descritos con la intensidad de Patrick O´brian)  que están a punto de hundir la nave en el temible Estrecho de Magallanes. Enfrentamientos a muerte  con los indígenas patagones. La  audaz toma del castillo de Montevideo. La supervivencia de náufragos en costas desconocidas.

Es sobre el mundo colonial. En aquella sociedad el indígena no era considerado una persona, y así se le trataba. Thompson vapulea las sociedades sudamericanas recién independizadas, donde todavía existía la esclavitud y donde se masacraba, como en Argentina, a los indios hasta su desaparición (¡eso sí que era etnocidio!). Pero también nos hace indignar con el trato que dan las sociedades misioneras británicas a los indígenas, una actitud hipócrita y de superioridad.

Pero también es sobre la naturaleza, sobre la búsqueda del conocimiento natural, sobre la génesis del descubrimiento científico, sobre la resistencia de las antiguas sociedades a aceptar los nuevos conocimientos, sobre unos pobres indios en la corte refinada de la Inglaterra del siglo XVII.

Pero también es sobre la amistad, la capacidad de sacrificio y la grandeza del hombre.

Sobre todos estos temas destacan tres personajes magistralmente retratados: Jemmy Button (y los otros tres patagones), un indio y a la vez “caballero inglés”, C. Darwin el naturalista, y Robert Fitzroy, el capitán del navío. El lector despierto se dará cuenta de que es éste último el verdadero protagonista de la novela, y no Darwin. El capitán –a través de sus discusiones con Darwin-    encarna la tragedia humana más injusta; representa la reacción de la vieja sociedad teísta a las nuevas tesis evolucionistas, sintiendo que, si éstas triunfan, se cuestiona la Biblia e incluso a Dios. Y así vemos la lucha desesperada, agónica y heroica de Fitzroy por rebatir e impedir las tesis de Darwin, como un Don Quijote desesperado y cada vez más falto de fuerzas. Hasta el terrible e inesperado final.

Estas 950 páginas nos enganchan como pocas novelas lo han hecho, porque están absolutamente bien documentadas (de hecho, la parte ficticia  de esta narración es insignificante) y especialmente porque están llenas de vida. La vida se abre paso en sus páginas: con fracasos sistemáticos para Fitzroy; con la verdad, que siempre acaba por imponerse, en el caso del científico. Y con injusta crueldad para Jemmy Buttons, el patagón que quiso ser inglés y acabó siendo un poble esclavo que trabajaba por la comida. Casi como hoy en día.

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s