LIBRO DE LA SEMANA: “Superficiales. ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes?”. Nicholas Carr.

Nicholas Carr: Superficiales. ¿Qué está haciendo internet con nuestras mentes? Ed. Taurus

¿El extendido uso de internet podría estar cambiando, sin que nos diésemos cuenta, la forma en que nuestro cerebro procesa la información?, ¿y en qué sentido o sentidos?, ¿para bien o para mal?

En 1964, Marshall McLuhan se dio a conocer al gran público con su célebre sentencia “El medio es el mensaje”, y este libro es la aplicación de dicha idea al análisis de la situación creada con la aparición y popularización de internet, el nuevo “medio”. En palabras de Carr: “a largo plazo, el contenido de un  medio importa menos que el medio en sí mismo a la hora de influir en nuestros actos y pensamientos”.

-Una breve inciso sobre esta frase del autor: ¿acaso el pensamiento no es “un acto”?-

Es interesante que el mismísimo Nietzsche afirmase, después de empezar a usar una máquina de    escribir:   “Nuestros   útiles   de   escritura   participan   en   la   formación   de   nuestros pensamientos”.

Lo primero que me sorprendió del libro fue el relato de la propia experiencia personal del autor: tras más de una década en la que pasó mucho tiempo online, cuando hoy en día lee un libro su “concentración empieza a disiparse después de una página o dos. Pierdo el sosiego y el hilo, empiezo a pensar qué otra cosa hacer”.

Aunque  considero  que  es  precisamente  la  distracción  lo  característico  de  nuestro  estado cotidiano, me resulta sorprendente que una persona que se ha educado sin internet, y escritor además, haya llegado a una situación tan dramática, pero quizás esté exagerando para darle más énfasis a su planteamiento.

Carr aporta el testimonio de los últimos descubrimientos en el campo de la neurofisiología, que demuestran que el cerebro adulto no sólo no es inmutable, sino que presenta una gran plasticidad, para subrayar la posibilidad de que la influencia del “medio” por el que accedemos a los contenidos sea más poderosa de lo que normalmente estamos dispuestos a admitir.

Los capítulos que disfruté más son aquellos en los que comenta cómo ciertas tecnologías, por ejemplo  los mapas y los relojes, o incluso la propia escritura, cambiaron nuestra forma de pensar sobre nosotros mismos y el mundo.

Después de un par de capítulos más técnicos sobre la historia de la electrónica y la informática, con personajes tan curiosos como Lee de Forest o Alan Turing, el libro acaba centrándose en la polémica actual sobre los libros digitales, el resultado de los test de inteligencia y los informes educativos  en  la  era  de  internet,  así  como  el  funcionamiento  de  Google  en  su  papel  de “organizador universal” de los contenidos en la red y de “digitalizador” de la mayor biblioteca del mundo.

Javier Abraldes, profesor de música del IES Frei Martín Sarmiento

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s