Alejandra Pizarnik

Poesía completa

9788426403803

   Alejandra Pizarnik naceu en Bos Aires en 1936 nunha familia de inmigrantes xudeus de orixe rusa e eslovaca.

ALEJANDRA-PIZARNIK-koW--620x349@abc

   Publicou o su primeiro libro, La tierra más ajena, en 1955. Seguiron La última inocencia, en 1956, e Las aventuras perdidas, en 1958.

BALADA DE LA PIEDRA QUE LLORA

                                   A Josefina Gómez Errázuris

la muerte se muere de risa pero la vida

se muere  de llanto pero la muerte pero la vida

pero nada nada nada

 (La última inocencia)

   Entre 1960 e 1964 instalouse en París e alí colaborou en diferentes revistas e diarios. Desa época procede a súa amizade con Julio Cortázar, Rosa Chacel e Octavio Paz, quen prologou o seu cuarto poemario, El árbol de Diana (1962).

Salta con la camisa en llamas

de estrella a estrella,

de sombra en sombra.

Muere de muerte lejana

la que ama al viento.

Alejandra-Pizarnik

Prólogo de Octavio Paz 

Árbol de Diana de Alejandra Pizarnik. (Quím.): cristalización verbal por amalgama de insomnio pasional y lucidez meridiana en una disolución de realidad sometida a las más altas temperaturas. El producto no contiene una sola partícula de mentira. (Bot.): el árbol de Diana es transparente y no da sombra. Tiene luz propia, centelleante y breve. Nace en las tierras resecas de América. La hostilidad del clima, la inclemecia de los discursos y la gritería, la opacidad general de las especies pensantes, sus vecinas, por un fenómeno de compensación bien conocido, estimulan las propiedades luminosas de esta planta. No tiene raíces; el tallo es un cono de luz ligeramente obsesiva; las hojas son pequeñas, cubiertas por cuatro o cinco líneas de escritura fosforescente, peciolo elegante y agresivo, márgenes dentadas; las flores son diáfanas, separadas las femeninas de las masculinas, las primeras axilares, casi sonámbulas y solitarias, las segundas en espigas, espoletas y, más raras veces, púas. (Mit. y Etnogr.): los antiguos creían que el arco de la diosa era una rama desgajada del árbol de Diana. La cicatriz del tronco era considerada como el sexo (femenino) del cosmos. Quizá se trata de una higuera mítica (la savia de las ramas tiernas es lechosa, lunar). El mito alude posiblemente a un sacrificio por desmembración: un adolescente (¿hombre o mujer?) era descuartizado cada luna nueva, para estimular la reproducción de las imágenes en la boca de la profetisa (arquetipo de la unión de los mundos inferiores y superiores). El árbol de Diana es uno de los atributos masculinos de la deidad femenina. Algunos ven en esto una confirmación suplementaria del origen hermafrodita de la materia gris y, acaso, de todas las materias; otros deducen que es un caso de expropiación de la sustancia masculina solar: el rito sería sólo una ceremonia de mutilación mágica del rayo primordial. En el estado actual de nuestros conocimientos es imposible decidirse por cualquiera de estas dos hipótesis. Señalemos, sin embargo, que los participantes comían después carbones incandescentes, costumbre que perdura hasta nuestros días. (Blas.): escudo de armas parlantes. (Fís.): durante mucho tiempo se negó la realidad física del árbol de Diana. En efecto, debido a su extraordinaria transparencia, pocos pueden verlo. Soledad, concentración y un afinamiento general de la sensibilidad son requisitos indispensables para la visión. Algunas personas, con reputación de inteligencia, se quejan de que, a pesar de su preparación, no ven nada. Para disipar su error, basta recordar que el árbol de Diana no es un cuerpo que se pueda ver: es un objeto (animado) que nos deja ver más allá, un instrumento natural de visión. Por lo demás, una pequeña prueba de crítica experimental desvanecerá, efectiva y definitivamente, los prejuicios de la ilustración contemporánea: colocado frente al sol, el árbol de Diana refleja sus rayos y los reúne en un foco central llamado poema, que produce un calor luminoso capaz de quemar, fundir y hasta volatilizar a los incrédulos. Se recomienda esta prueba a los críticos literarios de nuestra lengua.

Libros antigos

Historia general de España  de Modesto Lafuente

Historia general 600

Peiteados  femininos e obxectos de adorno na antiga Roma

   Modesto Lafuente (Rabanal de los Caballeros, Palencia, 1806 – Madrid, 1866) foi un periodista, historiador e escritor satírico español, que usou os pseudónimos de Fray Gerundio e Pelegrín Tirabeque.

Modesto_Lafuente

   Liberal progresista, fundou en León o periódico Fray Gerundio (1837), de estilo satírico. Gozou de enorme fama en toda España, especialmente polas «Capilladas» satíricas sobre costumes, problemas e personaxes políticos, en forma de diálogos cómicos de Fray Gerundio e Pelegrín Tirabeque.

   Baroja afirmaba que “se puede considerar a Modesto Lafuente como un pionero de la Sociología o, si se quiere (y sin apartarse del empleo de un barbarismo como el que supone la composición de vocablos mixtos de griego y de latín) de la Sociografía”.

   Á parte de polo seu celebérrimo periódico, Modesto Lafuente es recordado pola súa monumental Historia General de España (1850–1867) en seis tomos. Temos no Instituto un exemplar de cada un dos seis tomos.

ART-F375-280-451-452

Día das Letras Galegas

Carlos Casares

SEY10P1F4_194350

   Naceu en Ourense en 1941 e morreu na Ramallosa (Nigrán) en 2002. Foi un narrador, xornalista, crítico literario e político. Estudou en Santiago de Compostela, onde entrou en contacto con representantes do galeguismo, como Ramón Piñeiro. Foi director da editorial Galaxia e da revista Grial.

   Cultivou sobre todo a narrativa. Nos anos sesenta publicou o libro de relatos Vento ferido e Cambio en tres e a novela Xoguetes pra un tempo prohibido. Viñeron logo o libro de relatos Os escuros soños de Clío e as novelas Ilustrísima, Os mortos daquel verán, Deus sentado nun sillón azul e O sol do verán.  Destacou tamén como columnista, principalmente en La Voz de Galicia entre 1992 e 1998 (“Á marxe”).

47159202

   Traballou por encargo de Ramón Piñeiro nunha edición crítica de Aires da miña terra de Curros Enríquez. Cando ía levarlle a edición rematada, coñeceu no tren a Karin Anna Kristina Berg, unha moza de Halmstad, Suecia. Casaron ese mesmo ano e foi a súa muller até a fin dos seus días. Por este motivo Casares visitou con frecuencia Suecia, un país cunha sociedade aberta, democrática e avanzada, e alí naceron os seus fillos Håkan e Christian.

   No ano 1974 conseguiu praza de profesor de Lingua e Literatura Española no Instituto de Ensino Medio de Cangas. Pero ao pouco tempo foi expedientado xunto a Xosé Luís Méndez Ferrín, Xesús Alonso Montero e Francisco Rodríguez Sánchez.

51iqHKU2QzL__SX329_BO1,204,203,200_

   Un ano despois gañou o premio Galaxia coa novela Xoguetes para un tempo prohibido. O certame levouno a ser recoñecido como unha das voces emerxentes máis renovadoras e significativas da narrativa galega. Isto, xunto aos estudos realizados sobre Otero Pedrayo, Vicente Risco ou Curros, levouno a entrar na Real Academia Galega.

    Casares participou da política galega nos anos de transición e de comezo da democracia. Foi un dos vinte e un asinantes do manifesto Realidade Galega, nacido co obxectivo de conseguir un Estatuto Galego como o de Cataluña e o do País Vasco de 1979. Este feito púxoo en primeira liña da política galega daquel entón, o que levou  participación nas Eleccións de outubro como independente nas listas do PSOE e a ser membros do primeiro parlamento de Galiza no ano 1981. Cómpre salientar o esforzo que faría na redacción e aprobación da Lei de normalización lingüística no 1983 e a creación do Consello da Cultura Galega no mesmo ano. Mais a actividade política non remataba de convencer a Casares e, catro anos máis tarde, non se volvería presentar ás eleccións e pasaría a centrarse de novo no traballo cultural. Presidiu durante varios anos o Consello da Cultura Galega.

61YKvCMOPhL

   Tamén publicou varios libros de literatura infantil, como A galiña azul, As laranxas máis laranxas de todas as laranxas, O can Rin e o lobo Crispín e a serie Toribio.

o-can-rin

   Como biógrafo e ensaísta escribiu sobre Manuel Curros Enríquez, Vicente Risco, Ramón Otero Pedrayo, Ánxel Fole, Francisca Herrera Garrido, Fermín Bouza-Brey, Ramón Piñeiro, Juan de la Coba e o Padre Sarmiento.

Correlingua 2017

   O alumnado de 1º de ESO vai participar na carreira Correlingua o próximo xoves 25 de maio e, xa que o noso centro está colaborando no programa Meteoescolas, as palabras escollidas para o dorsal teñen que ver co clima.

A miña boca non se equivoca

Alimenta o planeta
boura polo vento
a lingua dos galegos
non se aguanta nos museos.
Eu quero ir polo mundo
mais por un mundo diverso
onde cada home pouse
o poder do seu acento.

Fala, non pares!
Fala, non cales!

A miña boca provoca
a miña boca non se equivoca.

Un saúdo os antergos,
marcharon lonxe da casa,
cantaruxaron a eito
na Arxentina e Alemaña.
Agora é o noso tempo,
o camiño nas entrañas,
p’ra fecundar o planeta
coa forza da palabra.

Fala, non pares!
Fala, non cales!

A miña boca provoca
a miña boca non se equivoca.

Son o xigante do consumismo
e moito me molesta que sexades distintos.
A diversidade non me vai a diferencia é un problema
p’ra vender o que me peta sempre coa mesma etiqueta.
Eu son o dono do mundo vouvos comer o futuro.
xa papei moitas linguas dentro do meu bandullo.

Fala, non cales!

Gloria Fuertes

Centenario do nacemento

Gloria-fuertes-13-años-759x1024

Gloria Fuertes García (Madrid, 1917-1998), cando tiña trece anos.

Un poema dela:

“Autobio” 

Os digo en prosa:

Nunca pedí dinero,

comida, sangre o ropa.

Empecé a trabajar de niña de niñera.

Fui la criada de mi casa propia.

(Yo misma fui mi primera muñeca).

Luego de mayor,

lo único que pedí prestado

fue amor,

lo devolví con creces,

hoy estoy arruinada.

1469869607390k

Outro poema:

La gente corre tanto

porque no sabe dónde va,

el que sabe dónde va,

va despacio,

para paladear

el ir llegando.

Este poema lembra o famoso “Ítaca” de Cavafis

kavafis

Constantinos Petrou Kavafis (Alexandría, Exipto, 1863-1933)

Ítaca

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Itaca te enriquezca.

Ítaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Ítacas.

C. P. Cavafis. Antología poética.
Alianza Editorial, Madrid 1999. Edición y traducción, Pedro Bádenas de la Peña

Circe Invidiosa, by John William Waterhouse

John William Waterhouse (1849–1917): Circe envenenando ou mar ou Circe ciumenta

Los caballos de Aquiles

Cuando vieron muerto a Patroclo,
que era tan valeroso, y fuerte, y joven,
los caballos de Aquiles comenzaron a llorar;
sus naturalezas inmortales se indignaban
por esta obra de la muerte que contemplaban.
Sacudían sus cabezas y agitaban sus largas crines,
golpeaban la tierra con las patas, y lloraban a Patroclo
al que sentían inanimado -destruido-
una carne ahora mísera -su espíritu desaparecido-
indefenso -sin aliento-
devuelto desde la vida a la gran Nada.
Las lágrimas vio Zeus de los inmortales
caballos y apenose. “En las bodas de Peleo”
dijo “no debí así irreflexivamente actuar;
¡mejor que no os hubiéramos dado, caballos míos
desdichados! Qué buscabais allí abajo
entre la mísera humanidad que es juego del destino.
A vosotros que la no muerte acecha, ni la vejez,
efímeras desgracias os atormentan. En sus padecimientos
os mezclaron los humanos”. -Pero sus lágrimas
seguían derramando los dos nobles animales
por la desgracia sin fin de la muerte.

b4085fec-6eab-4845-8275-dc3b39f84c5e

Ernst Riepenhausen, debuxante e grabador alemán (1762-1840), baseados nas composicións de Flaxman

Tumba de Lisias, el gramático

Muy cerca, a la derecha cuando entras a la biblioteca
de Berito, enterramos al sabio Lisias,
el gramático. El lugar es muy apropiado.
Lo colocamos cerca de sus cosas a las que recuerda
también allá acaso – escolios, textos, filología,
variantes, opúsculos con abundante interpretación de helenismos.
Y además así será vista y honrada por nosotros
su tumba, cuando pasemos a los libros.

 

Día do libro: 23 de abril

Regala un libro ou unha rosa (ou as dúas cousas)!

978841644089

A rosa non ten que ser vermella

arthur rackham_alice in wonderland_17

Ilustración de Arthur Rackham para a novela de Lewis Carroll

E se non o é, todo ten solución!

1book27

Ilustración de John Tenniel para Alice’s Adventures in Wonderland (1865)

 

9519

Fotograma da película de Disney (1951)

Alicia rodeada de rosas, ilustración de Fernando Vicente:

2070AgendaAliciaAPERTURA

E feliz Día do libro!

Fernando-Vicente-John-Tenniel-Alicia_EDIIMA20160602_0429_4

Fernando Vicente

Metamorfoses

Ovidio: Metamorfoses

O libro do autor latino é un dos máis fermosos xamais escritos.

Ovidio naceu en Sulmona (Italia, hoxe en día na provincia de l’Aquila) no ano  43 a. de C. e morreu en Tomis, actual Constanza (Romenia) no 17 ou 18 d. C.

Waterhouse

John Waterhouse, pintor inglés nacido en Roma en 1849 e morto en 1917 en Londres: Perséfone recollendo flores

Ovidio naceu en Sulmona (Italia, hoxe en día na provincia de l’Aquila) no ano  43 a. de C. e morreu en Tomis, actual Constanza (Romenia) no 17 ou 18 d. C.

Actéon dévoré par ses chiens, gravure de Tempesta

Acteón devorado polos seus cans, gravado de Antonio Tempesta (pintor e gravador italiano nacido en Florencia en 1555 e morto en Roma en 1630)

Acteón (Libro III)

Tan pronto como penetró en la gruta, húmeda por el manantial,

las ninfas, al ver un hombre, desnudas como estaban,

se golpearon sus pechos, llenaron de repentinos alaridos

todo el bosque, y rodeando a Diana,

la taparon con sus cuerpos; pero la diosa es más alta

que ellas y les saca a todas la cabeza.

El color que suele teñir las nubes cuando las hiere

el sol de frente, o el de la aurora arrebolada,

ése hubo en el rostro de Diana al sentirse vista sin ropa.

y aunque la multitud de sus compañeras le rodeaba,

con todo se colocó de costado, giró la cabeza atrás,

y, como desearía tener a mano sus flechas, así echó mano

del agua que sí tenía y regó el  rostro del hombre, y,

derramando sobre sus cabellos las aguas vengadoras, añadió

estas palabras que presagiaban la inminente catástrofe:

“Vete ahora a contar que me has visto sin ropa,

si es que puedes contarlo; permiso tienes”. Y sin más amenazas,

le prolonga el cuello, aguza por arriba sus orejas,

cambia en pies sus manos, en largas patas sus brazos, y

cubre su cuerpo de una piel moteada; añade también el miedo.

Huye el héroe hijo de Autónoe, y en su misma carrera

se asombra de verse tan veloz. Pero cuando se vio

en el agua la cara y los cuernos, “¡ay de mí!” quiso decir,

pero las palabras no acudieron; dio gemidos, y éstos

fueron sus palabras; unas lágrimas rodaron por un rostro

que no era el suyo; sólo le quedó su primitiva inteligencia.

[…]

Tradución de Antonio Ramírez de Verger e Fernando Navarro Antolín

Diane sortant du bain, par Boucher (1742)

Boucher: Diana saíndo do baño

Ten Pierre Klossovski un inclasificable ensaio de 1956 titulado Le bain de Diane (El baño de Diana, Tecnos, 1990). Nel di:

   “Dice una leyenda que Acteón, hijo del pastor Aristeo y de Autónoe, hija de Cadmo, fue iniciado en la caza por el centauro Quirón. Según esta leyenda, sus propios perros, tras haberle devorado bajo la forma de ciervo, empezaron a vagar buscando el rostro de su dueño, y no se calmaron hasta reconocerle en la estatua que se le erigió, siguiendo el consejo del centauro, en la ladera de un peñasco.”

Diane et Actéon - Ateliers d_Ile-de-France - France, XVIe siècle - Laine et soie, 207 x 245 cm - Inv. 004 69

Diane et Actéon (Ateliers d’Ile-de-France, XVI século, tapiz de la e seda)